Alberto Lorente García


Alberto Lorente García

Lista

Abrir Podemos, Cambiar Zaragoza (Equipo Nacho Escartín, Violeta Barba y Perico Arrojo)

Biografía

Tengo 45 años. Nací en el barrio de la Almozara de Zaragoza y vivo en Torrero. Soy maestro de Primaria en la escuela pública, aunque actualmente estoy en excedencia, ya que desde agosto de 2015 trabajo como asesor en el gobierno municipal de Zaragoza en Común, concretamente en la concejalía de Medio Ambiente y Movilidad. Antes trabajé bastantes años como carnicero en el negocio familiar, en mercados y en un supermercado.

Desde que recuerdo he participado en movimientos sociales: la insumisión, el movimiento antiglobalización, ecologista, más en concreto por el uso de la bicicleta y por mejorar mi ciudad, en la marea verde como maestro... y en enero de 2014, el manifiesto "mover ficha" me ilusionó lo suficiente como para formar parte por primera vez en mi vida de un partido político. Colaboré en la construcción de Podemos en nuestra ciudad, la creación del círculo de Zaragoza, la campaña de las europeas, el primer consejo ciudadano municipal (del que formo parte)... y como parte de lo que me parece un mismo proceso, también ayudé a construir Zaragoza en Común, proyecto al que dedico la mayor parte de mis energías, lo reconozco. Será por lo absorbente del gobierno municipal, o será porque me parece que en lo local se vive más de cerca lo bueno y lo malo: la posibilidad de mejorar la vida de la gente, nuestra vida; y la presencia larga, ancha, perpetua, de los que mandan de verdad, los que quieren que nada cambie.


Motivación

Me gustaría que Podemos tuviera presencia activa y real, a todos los niveles, en la vida municipal. Que contribuyese a reforzar el proyecto ganador y transformador de Zaragoza en Común, formando parte esencial y básica de este proyecto local de cambio.

Mi colaboración en este consejo ciudadano puede consistir, si parece bien, en afianzar esos lazos con Zaragoza en Común, y en aportar lo que voy aprendiendo de mi experiencia en el gobierno de la ciudad, sobre todo en el terreno de la movilidad. Por la política movilidad en la que creo, claro; la que hemos tratado de seguir en este tiempo; la que favorece a la mayoría de la gente y a una ciudad más limpia y habitable; la que recomiendan los expertos y aplican las ciudades más avanzadas, más justas y más valientes; la que va de la mano de un urbanismo social, integrador y no expansivo al servicio de unos pocos; la que pretende reducir del uso del coche en serio, y hablar del vehículo eléctrico y autónomo pero en serio (no como excusa para que todo siga igual) y favorecer el espacio peatonal (a saco), la bicicleta (Zaragoza la capital ciclista del sur de Europa, decimos) y el transporte púbico (implantando la segunda línea de tranvía lo antes posible, claro que sí, pero sin por ello empeorar el servicio de autobús, al contrario, llevándolo con calidad a todos los barrios).